Último tren a Treblinka

Un homenaje a Janusk Korczak. “Último tren a Treblinka” en el Centro Cultural Amaia sábado 9 de febrero.

Cartel del último tren a treblinka que se representará en el Centro Cultural Amaia de Irún
Cartel de “Último tren a Treblinka”

Janusk Korczak médico, pedagogo.

Un homenaje a la figura de Janusk Korczak (1878 Varsovia-1942 Treblinka) judío polaco.

Médico y pedagogo dio y dedicó su vida a los niños huérfanos de las calles de Varsovia.


Janusk Korczak escritor y locutor de radio

Escritor de libros donde relataba su experiencia como pedagogo. Escribía frases como ” Para escuchar a un niño no
hay que agacharse o doblar la cintura, más bien deberíamos ponernos de puntillas para poder llegar a su pensamiento

Como locutor de radio hablaba con los niños y desde el gueto alentó a la población polaca.

La República de los niños

La República de los niños ” llamaban en el gueto a su hospicio.
Porque no solamente les dio comida y techo sino que elevó su dignidad como personas dándoles una auténtica República:
Los niños se reunían en asamblea, tenían un parlamento infantil,estatutos redactados por todos hasta una revista propia.

Debatían los temas disciplinarios o de convivencia y entre todos decidían qué sanción imponer si era necesario.

Siempre respetando el derecho a equivocarse del niño, fundamental-según decía Korczak- para su aprendizaje.

Último tren a Treblinka

Janusk Korczak supo meterse en la piel de los niños.

En el “Último tren a Treblinka” el espectador deja de serlo y deviene huérfano, niño, judío, hambriento y víctima.

La maquinaria de la eufemisticamente llamada “Solución final de la cuestión judía” aisló a 500.000 personas en el gueto de Varsovia.
Acababan de abrir el campo de exterminio de Treblinka a donde el tren les llevaría. Apenas sobrevivieron 15.000 judíos.
Lo más sublime y lo mas abyecto del ser humano se encontraron en Varsovia aquel Agosto de 1942.

Escena final de “El Cartero del Rey”

Como escribió Janus Korczak “Lo más fácil es morir por un ideal con punto final en una tumba cubierta de flores.

Lo verdaderamente difícil es vivir con y para un ideal, día tras día, año tras año, una vida entera”
Éste “maestro de la humanidad” amó tanto a los niños que, viendo lo inevitable acercarse, les preparó para encarar la muerta con naturalidad.

Niños y profesores representaron su última obra “El Cartero del Rey” de Tagore, donde el protagonista huérfano y enfermo, muere dulcemente en escena, como si se hubiera quedado dormido.
“No hay niños, hay personas ” decía Janusz Korczak.
“La última vez que les vieron fue el 6 de agosto de 1942 en la estación de trenes de Varsovia.

El Doctor Korczak a la cabeza detrás suyo marcaban los 200 niños y los 12 maestros del hospicio.
Uno a uno subieron a los vagones que los llevarían al campo de exterminio de Treblinka”

Sonorizado e iluminado por IRUDIOTS.